Plástico y metales del país ganan por tensión comercial

La exportación de productos de estos materiales creció exponencialmente en 2018, según AmCham.

Los productos de materiales plásticos y los metales y sus manufacturas que le vendió Colombia a Estados Unidos se hicieron su ‘agosto’ el año pasado.

Las exportaciones de estos bienes al país norteamericano crecieron en el 2018, aprovechando la oportunidad que les abrió la tensión comercial entre esa nación y China.

El resultado va en línea con las oportunidades de negocios que la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham Colombia) identificó en 2018, al analizar el listado de productos cuyos aranceles subieron entre China y Estados Unidos y los que el país cuenta dentro de su oferta exportable vigente.

Es el caso de las materias plásticas, la información del Dane muestra que las exportaciones hacia Estados Unidos aumentaron 41,5% entre 2017 y 2018 al pasar de US$138,1 millones a US$195,5 millones, y el de los metales y sus manufacturas con un crecimiento de 26,2% (de US$213 millones a US$268,7 millones).

El polipropileno, un plástico utilizado para la fabricación de diversos ítems de uso diario, fue el producto protagonista principal del crecimiento del sector del plástico; sus ventas a EE.UU. pasaron de US$12.7 millones en 2017 a US$36 millones en 2018.

Por el lado de los metales tres productos se hicieron cargo de potenciar las exportaciones: Los codos, curvas, manguitos roscados de fundición de hierro o acero que de US$17,5 millones en 2017 pasaron a US$38,2 millones (182,7%); las puertas, ventanas y sus marcos, bastidores y umbrales de aluminio llegando de US$115.1 millones a US$146.8 millones (27,5%); y los perfiles de aleaciones de aluminio pasando de US$22.1 millones a US$28.6 millones (29,5%).

María Claudia Lacouture, directora de AmCham Colombia, aseguró que “en el 2019 seguirá la incertidumbre por la tensión comercial y otros factores del panorama internacional, pero al mismo tiempo continuarán las oportunidades y retos. Los empresarios deben mantenerse alerta ante los cambios y ser flexibles para adaptarse a las necesidades de los mercados. Con los beneficios del TLC vigente podemos ser proveedores alternativos y competitivos y seguir capitalizando oportunidades, abogando siempre por la diplomacia comercial”.


Estas cifras podrían incluso mejorar durante este año, por cuenta de la continuidad de la guerra comercial.

Fuente: Portafolio.

Actualizado (Lunes, 18 de Febrero de 2019 12:20)